Diferencias entre SEO y SEM: ¿Con cuál me quedo?

Diferencias entre SEO y SEM

Pocos conceptos son más recurrentes en el marketing digital que el SEO y el SEM. En muchos sentidos están pensados para lograr lo mismo, pero las diferencias entre SEO y SEM son fundamentales, y tienen que ver con la manera en que consiguen su objetivo.

No obstante, para entender del todo bien qué es lo que diferencia el SEO y el SEM, es preciso comprender lo que significa cada uno, cuál es su objetivo común y cómo lo consigue cada uno.

Significado de SEO

SEO es el acrónimo de Search Engine Optimization (optimización para motores de búsqueda), y es un término que abarca todas las estrategias de optimización que se pueden aplicar en un sitio web para mejorar la forma en que los buscadores perciben y rankean al propio sitio.

El SEO se aplica tanto a nivel específico, en artículos y páginas, como de manera general, en toda la web. Implica mejoras a nivel técnico (que no perciben los usuarios pero sí los buscadores) y técnicas del lado del usuario, para mantenerlo más tiempo en la web, conseguir que comparta o comente, etc.

A grandes rasgos, el objetivo del SEO es el posicionamiento web, y todo el tráfico y visibilidad que este trae consigo.

Significado de SEM

SEM son las siglas de Search Engine Marketing, es un término que se usa para hablar de todas esas estrategias de publicidad y promoción que se aplican a través de los buscadores, para darle visibilidad a una determinada página y canalizar tráfico hasta ella.

Cuando un sitio aparece en la cima de las SERPs empleado campañas publicitarias, está aplicando estrategias SEM.

Diferencias entre SEO y SEM: cuestión de tiempo y dinero

En esencia, las diferencias entre SEO y SEM se reducen a una cosa, la forma en qué logran su objetivo. Ambas buscan visibilidad, el SEO la consigue de manera orgánica; el SEM emplea publicidad.

Por otro lado, cualquiera que se dedique al SEO, o lo haya aplicado en sus proyectos personales, sabe que toma tiempo, generalmente mucho tiempo. Desde posicionar para determinadas palabras clave, construir autoridad de dominio, hasta ganar backlinks.

Pese a esto los resultados de una buena estrategia SEO suelen ser duraderos y muy efectivos para conseguir que un sitio web se haga relevante y crezca de forma orgánica, con una audiencia verdaderamente interesada en su contenido.

El SEM, en cambio, como no toma en cuenta los más de 200 factores que impactan en el SEO, no necesita posicionar realmente, porque está pagando para posicionar.

En consecuencia, las estrategias SEM suelen tener resultados inmediatos, no importa si grandes dominios te aventajan en autoridad o relevancia, el SEM te pondrá por delante de ellos.

Todo un atajo, pero tiene sus flaquezas. Veamos los puntos fuertes y las debilidades de cada estrategia.

Ventajas y desventajas del SEO

El SEO es una estrategia a largo plazo, esto puede desalentar a algunos o disuadir a otros. Determinados proyectos no pueden darse el lujo de esperar unos meses para corroborar la eficacia de las técnicas SEO que aplican.

Esta es una de las más grandes diferencias entre SEO y SEM y una indiscutible desventaja de parte del SEO.

Otra importante desventaja es la cantidad de factores que intervienen en el posicionamiento, más de 200. Todo esto implica que aún cuando cumplas con todos los “principios” del SEO, nada te garantiza que posicionarás. Recuerda, estás compitiendo en tiempo real contra millones de webs que también se optimizan y buscan rankear.

Pero estas son las únicas desventajas que podría tener.

Sus ventajas son muchas, para empezar el SEO no es tan costoso como el SEM (al menos al principio), ofrece mejores resultados y estos son más duraderos, a menudo también canaliza mucho más tráfico orgánico y de mayor calidad. Es la estrategia de visibilización definitiva para cualquier sitio web que se tome en serio su lugar en internet.

Ventajas y desventajas del SEM

En el SEM las ventajas y desventajas se invierten. Los resultados son casi inmediatos, el posicionamiento es instántaneo, sin importar qué página tengas adelante en las SERPs.

Además, sabes que posicionarás, no hay probabilidad de error. Estarás en la cima por el tiempo que dure tu campaña publicitaria, y nada te sacará de allí, a menos hasta que se termine.

Esto convierte al SEM en una formidable estrategia a corto plazo, especialmente para empresas que no quieren esperar o que necesitan figurar alto y rápido.

No obstante, estas estrategias publicitarias pueden ser imposibles de mantener de forma sostenible, su precio es elevado, más aún si no cuentas con los abultados presupuestos de una gran empresa.

Por otro lado, cuando termine la campaña tu dominio absoluto de las SERPs habrá acabado, e irás a parar a donde Google considere apropiado. El posicionamiento no es real, es imbatible mientras pagas, pero es momentáneo.

Que tu sitio desaparezca de las SERPs al instante sin lugar a dudas puede tener un efecto catastrófico.

SEO y SEM: ¿Cuál debes elegir?

Si algo revelan las diferencias entre SEO y SEM es que son dos estrategias que pueden ir mejor de la mano de lo que van por su cuenta. No son mutuamente excluyentes.

En circunstancias óptimas, puedes usarlas al mismo tiempo y de forma táctica, aprovechando los picos de visibilidad de las SEM y consolidando un sitio que se mantenga en lo alto con una buena estrategia SEO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Let's talk

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.